FANDOM



Una negociación a tiempo es el cuarto capítulo de El Ministerio del Tiempo y fue emitido el 16 de marzo de 2015. Debido a problemas de compatibilidad de horarios en Andalucía por realizarse al mismo tiempo en TVE un debate entre candidatos a las elecciones próximas, en esta comunidad autónoma se pospuso el capítulo hasta después de este debate, el resto de comunidades autónomas y los internautas, pudieron ver el capítulo a la hora normal de emisión a través del canal público nacional.

SinopsisEditar

1491: Torquemada e Isabel la Católica, fundadora del Ministerio

Abraham Levi, creador del Libro de las Puertas (origen del Ministerio del Tiempo), regaló su obra en 1491 a Isabel la Católica a cambio de protección ante la Inquisición. Sin embargo, pese a las promesas de la reina (y a espaldas de ésta) muere quemado tras auto de fe. No es una historia muy edificante, pero es la que es… hasta que el abogado de los herederos de Levi, descubre documentos que evidencian lo ocurrido y se presenta en el Ministerio exigiendo una fuerte indemnización a cambio de no hacer pública la existencia del Ministerio, un secreto guardado durante siglos.

La patrulla deberá viajar a 1491 para salvar de la hoguera al rabino. El problema es que la puerta está en bucle y sólo tienen 24 horas para evitar su muerte… Una y otra vez, como si fuera el día de la marmota, vuelven al mismo día sin lograr que Torquemada ejecute al rabino… La gran sorpresa para ellos será descubrir quién es Torquemada.


Nota: La sinopsis oficial contiene un error. Debería decir "vuelven al mismo día sin lograr que Torquemada no ejecute al rabino" en lugar de afirmarlo.

ArgumentoEditar

Madrid, 2015Editar

En el ministerio reciben una extraña visita, un abogado trae una citación judicial para Salvador Martí como responsable del ministerio, a pesar de que la existencia del ministerio es secreto de estado. El abogado viene para defender los intereses del autor del Libro de las Puertas, el origen del ministerio.

Tal y como cuenta la historia, el rabino Abraham Levi entregó el Libro de las Puertas a la reina Isabel a cambio de su protección y la de su familia. Aunque el libro estaba algo quemado por un incendio en una sinagoga, el libro seguía siendo útil. Para demostrar la autenticidad de sus palabras, el rabino le recordó a la reina un episodio de su juventud, en el que se hirió en unas prácticas de tiro con arco y en el que él mismo viajó al pasado para sanarle. La reina accedió, aunque finalmente el rabino fue condenado por la Inquisición a morir en la hoguera.

La denuncia llega cinco siglos después de este suceso ya que hasta entonces no se tenía ninguna prueba real de lo que ocurrió, pero recientemente se encontraron dos documentos importantes para hacer prosperar la denuncia: la carta en la que la reina se comprometía a proteger al rabino y la sentencia de la Inquisición condenándole a la hoguera. Dado que el suceso tuvo lugar hacía más de 5 siglos, no prosperaría en un juzgado por haber prescrito, pero sería lo suficientemente importante como para llegar a las noticias y que el ministerio dejase de ser un secreto de estado.

La oferta del abogado es pedir 100 millones de dólares y que el Libro de las Puertas fuese devuelto a la familia del rabino a cambio de no sacar el asunto a la luz. El plazo para decidir qué hacer es de cinco días, después el secreto será revelado si no hay respuesta por parte del ministerio.

Salvador convoca inmediatamente a la patrulla del ministerio compuesta por Amelia Folch, Alonso de Entrerríos y Julián Martínez, que estaban de vacaciones.

Capítulo 4 - 57

Barcelona, 1880Editar

Amelia sigue recordando lo que leyó en su tumba cuando recibe el aviso del ministerio de que debe presentarse en el mismo. Inmediatamente deja de escribir en su diario y lo esconde detrás de unos libros cuando su madre entra por la puerta sin llamar con flores que había enviado el hijo de los Nadal. Después de que Amelia salga de la habitación diciendo que iba a la biblioteca, los libros se caen y dejan al descubierto su diario, el cual comienza a leer la madre de Amelia.

Madrid, 2015Editar

De vuelta en el ministerio, Alonso, Julián y Amelia se encuentran. Cada uno ha pasado las vacaciones de una forma. Según las normas del ministerio, cuando un agente recibe vacaciones, debe volver a su época de origen y pasarlas allí de la forma que mejor estime oportuno. En el caso de Amelia esta cumplió la norma yendo a su casa con su familia, pero en el caso de Julián, confiesa que no volvió a su época y en lugar de eso se quedó "estudiando el siglo XXI", aunque en realidad estuvo jugando a las máquinas recreativas con un simulador de MotoGP 2014. Julián les dice que ha retomado su afición por la fotografía, aunque es una verdad a medias ya que durante sus vacaciones ha viajado al pasado para fotografiar a Maite, su antigua pareja.

La misión es viajar a 1491 para salvar al rabino Abraham Levi aunque esto signifique cambiar la historia y por tanto ir contra una de las máximas del ministerio de no interferir en la historia y mantenerla tal y como sucedió. El problema es que la puerta tras la que se encuentra el rabino tiene una particularidad que convierte la misión en algo más complejo de lo que esperaban.

Capítulo 4 - 63

Según explica Ernesto hay tres problemas:

  • La única puerta para llegar a Toledo en 1491 es la puerta 148 y da al mismo día (12 de mayo) en el que el rabino es condenado y quemado en la hoguera. La siguiente puerta más cercana es la que da a 1486, por lo que la otra opción es permanecer 5 años allí hasta que suceda.
  • La puerta se encuentra en un bucle temporal. Eso quiere decir que una vez termina el día, vuelve a empezar el mismo 12 de mayo otra vez. El mismo funcionamiento que el día de la marmota en la película Atrapado en el tiempo. Si no se sale por la puerta antes de las 12 de la noche, se quedará atrapado en aquella época hasta el 1500 cuando se abre la siguiente puerta más cercana.
  • La puerta de entrada y salida está en Illescas, a 40km de Toledo. Según estimaciones de Alonso, eso equivale a 2 horas de viaje con unos caballos frescos, por lo que según Alonso harían falta refuerzos para sacarle de allí a tiempo.
Capítulo 4 - 64

Don Manuel López Castillejo

Siguiendo la recomendación de Alonso, el ministerio se ha anticipado y ha solicitado ayuda para la patrulla. Contarán con el apoyo de Don Manuel López Castillejo, de la época de Amelia y uno de los mayores expertos en historia medieval de España.

El plan es ganar el juicio y salvar al rabino sin derramar sangre.

Toledo, 1491Editar

Ejecutando el plan, la patrulla llega a Toledo y neutraliza a monseñor Beltrán de Montilla, para que su lugar sea ocupado por Don Manuel en el juicio y de esa forma pueda defender de forma exitosa al rabino frente a la Inquisición.

Posteriormente el rabino es llevado por las calles de Toledo mientras la gente le insulta y le arroja piedras. Allí es donde la patrulla encuentra por primera vez a la esposa de Abraham Levi. Todo transcurre según lo planeado hasta este punto, la siguiente etapa del plan es el juicio.

Sin embargo el juicio comienza con una sorpresa mayúscula. Torquemada será quien presida el juicio y además guarda un sorprendente parecido con Ernesto.

Barcelona, 1880Editar

Mientras que la patrulla se encuentra en el juicio del rabino, los padres de Amelia discuten sobre el diario, que no consideran un diario, sino solo una novela inventada por su hija.

Toledo, 1491Editar

El juicio continua con los inquisidores haciendo declaraciones sobre la acusación que hay contra el rabino, se le acusa de haber insultado a Torquemada diciendo: "El gran inquisidor es el más perro de los hombres" y de haber judeizado en secreto. Don Manuel inicia su defensa intentando esgrimir argumentos de la propia Biblia para perdonar la vida del rabino, pero Torquemada comienza a esgrimir argumentos de los doctores de la Iglesia como Santo Tomás de Aquino, santos y papas como Inocencio III.

A pesar de todos sus esfuerzos, Don Manuel no consigue hacer ceder en su postura a Torquemada, por lo que finalmente intenta recusarle para que no pueda juzgar al rabino aportando como prueba una declaración de Torquemada en la que confiesa ser enemigo mortal del rabino. Ante tales pruebas Torquemada pierde las formas y esgrimiendo su posición de gran inquisidor recusa a Don Manuel y le deja fuera del juicio condenando inmediatamente al rabino a morir en la hoguera.

Capítulo 4 - 10

Madrid, 2015Editar

De vuelta en el ministerio se reúnen con Salvador e Irene para poner en común lo que han sacado en claro de este primer intento de salvar al rabino. Allí preguntan por Ernesto, que está en una misión en los años 70, ya que les parece muy raro que Torquemada fuese exactamente igual que Ernesto. Ante esas acusaciones Salvador esquiva la pregunta y dice que en el siglo XIX se encontraron a un organillero clavado a Bertín Osborne, así que no es tan raro encontrarse en el pasado gente muy parecida a otra. Julián se toma muy mal la broma y sale del despacho con un evidente enfado, mientras los otros hablan de lo que harán al día siguiente. Alonso solicita refuerzos, pero Salvador dice que no serán necesarios, esta vez serán emisarios del mismísimo papa, por lo que todo el mundo les respetará.

Mientras Alonso y Amelia se dirigen a la puerta para volver a sus épocas, se cruzan con Ernesto e intercambian miradas inquisitivas.

Barcelona, 1880Editar

De vuelta a su casa, Amelia es interrogada por su madre sobre dónde ha estado y le dice que ella sí que ha estado en la biblioteca y que no la ha visto, por lo que está mintiendo, acto seguido le muestra su diario y le dice que aunque no quiera tendrá que ir al día siguiente a una merienda en casa de los Nadal, donde conocerá a Juan, el hijo mayor. Viéndose acorralada, Amelia miente diciendo que realmente no ha ido a la biblioteca porque se ha estado viendo con un admirador, y es entonces cuando su madre le dice que le invite a cenar al día siguiente para así conocerlo. Amelia acepta la propuesta para evitar alargar más la situación.

Madrid, 2015Editar

Al día siguiente en el ministerio, Amelia le explica el problema a sus compañeros de patrulla. Mientras que Julián propone que diga la verdad, Alonso sugiere que para ocultar una gran mentira hace falta otra mentira mucho mayor, así que debería presentarse al día siguiente en la cena con un pretendiente, y sugiere que ese pretendiente sea Julián, quien rechaza la propuesta tajantemente.

Antes de ir de nuevo al juicio, Irene le entrega una carta sellada con el sello papal a la patrulla para que se presenten en el juicio y se la entreguen a Torquemada.

Toledo, 1491Editar

En esta ocasión Don Manuel no sustituye a monseñor Beltrán de Montilla, pero a excepción de eso todo se repite de igual forma. Incluyendo un pequeño incidente entre un perro y Alonso.

El juicio transcurre según dice la historia, pero momentos antes de que condenen al rabino por hereje, entran Alonso y Julián por la puerta interrumpiendo el juicio ante la atenta mirada de todos. A pesar de los esfuerzos de Alonso y Julián por hacer ver la importancia de una bula papal, Torquemada pone en entredicho la originalidad de la bula basándose en el conocido estado de salud del papa, postrado en la cama por aquel entonces a la espera de morir e ignorando el mensaje, condena al rabino a la hoguera y decide que será posteriormente cuando se debata la originalidad de la bula.

El rabino muere en esta segunda ocasión otra vez.

Madrid, 2015Editar

Tras el fracaso de la misión, solo quedan 2 ocasiones más para intentarlo y la patrulla está decepcionada. Parece no haber forma de que Torquemada cambie de opinión, ni siquiera responde ante el papa.

En un nuevo intento de evitar el destino del rabino, Amelia replantea la misión preguntándose por qué la reina Isabel no hizo nada por salvarle. Tras averiguar que la reina se encontraba en Toledo ese día y que partió hacia Granada al mediodía, los planes de la patrulla quedan claros: la misión consistirá en tener una audiencia con la reina y que sea ella quien entregue la bula papal a Torquemada para que este tenga que obedecerla.

Antes de irse, Julián se enfrenta de nuevo con Salvador y le pregunta acerca de Ernesto, pero este no responde y Alonso es el que saca a Julián de la habitación para evitar que ocurra algo peor.

Capítulo 4 - 90

Capítulo 4 - 91
Posteriormente Alonso se encuentra con Ernesto en la cafetería y le dice que su parecido con Torquemada es sorprendente y que a pesar de que no tiene en alta estima a los judíos va a hacer todo lo que pueda por terminar con éxito la misión. Ernesto actúa como si no fuese su problema y se defiende diciendo que él ha hecho mucho más por el ministerio que Alonso, a lo que responde Alonso diciendo que no entiende por qué no hace nada ahora.

Mientras tanto Amelia se dispone a volver a su casa cuando se encuentra con Julián, que finalmente le va a acompañar a la cena. Juntos deciden cuál será la versión de cómo se conocieron y atraviesan la puerta para cenar juntos.

Barcelona, 1880Editar

Ya cenando la tensión se puede cortar. Alonso no es capaz de distinguir una copa de vino de otra para el agua ni tampoco es capaz de hablar de la alternancia en el poder de Cánovas y Sagasta o de la situación en Cuba. Dadas las torpes respuestas de Julián, este decide parar la pantomima y confiesa que es de familia humilde, que ha trabajado mucho para saber tratar a los enfermos, que quiere a Amelia, le gusta que sea guapa, inteligente, divertida y que haya decidido ir a la universidad en comparación al resto de mujeres de la época.

Capítulo 4 - 92

La madre de Amelia sigue sin ver con buenos ojos que Julián sea el pretendiente de Amelia, y comienza a preguntarle sobre sus anteriores amores y este confiesa que es viudo y su mujer murió en un accidente atropellada por un carruaje. Julián dice que aún la recuerda y todavía la ama. Después de todas estas confesiones, Julián intenta terminar la conversación con la madre pidiéndole que deje a su hija vivir su vida y no intente controlarla.

Toledo, 1491Editar

En esta ocasión en lugar de ir directamente al juicio o sustituir a uno de los abogados, la patrulla cabalga al encuentro de la reina para tener una audiencia en su corte -por aquel entonces itinerante, no se encontraba en un lugar fijo.

En la corte son recibidos como mensajeros del papa por el cardenal Cisneros y la reina Isabel, allí leen la bula papal en la que la Santa Sede pide la absolución de Don Andrés de Luis, más conocido como el rabino Abraham Levi. La reina se muestra sorprendida, pero pide a la patrulla del ministerio que lleve inmediatamente la bula papal a monseñor Torquemada, aunque estos se niegan ya que el gran inquisidor no quiere atender a razones, por lo que la reina se compromete a enviar un mensajero de su total confianza con una carta de su puño y letra a monseñor.

Antes de salir de la corte pueden oir a la reina discutir con el cardenal Cisneros sobre las pretensiones de su marido de reina en Castilla por encima de ella y tomar decisiones sin su autorización.

A la hora convenida el juicio comenzó, y todo ocurrió tal y como debía ocurrir hasta que aparece el emisario de la reina con el mensaje escrito de su puño y letra y la bula papal, sin embargo Torquemada no lee el mensaje hasta después del juicio, por lo que igualmente se condena al rabino a la muerte en la hoguera.

Madrid, 2015Editar

Ni la reina ni el papa, parece no haber nadie que pueda convencer de lo contrario a Torquemada. Debido a los constantes fracasos, Alonso vuelve a proponer llevar refuerzos y realizar una intervención armada para liberarle de la cárcel, pero Salvador a pesar de alabar su ímpetu y decirle que en el futuro se convertirá en un gran agente del ministerio, rechaza la sugerencia argumentando que no tiene sentido una intervención de tal calibre en la que podría morir alguien que posteriormente fuese padre de alguien importante o que el propio rabino muriese en el intento.

Después de enviar a la patrulla a descansar antes del último intento, Salvador habla con Irene, deben usar la última opción disponible.

Capítulo 4 - 94
Mientras tanto el grupo discute nervioso en la cafetería, cada uno tiene sus propias preocupaciones:
  • Alonso porque no entiende lo de Ernesto.
  • Amelia porque se preocupa de cualquier época y de los problemas con sus padres.
  • Julián porque tiene que salvar la vida de un rabino cuando no puede salvar a su propia esposa.

Así que para intentar solucionar un poco los problemas, Julián y Amelia vuelven con los padres de esta para una nueva cena y de esa forma zanjar el tema.

Capítulo 4 - 13

Barcelona, 1880Editar

En esta nueva cena, Julián intenta mejorar la impresión que dejó la noche anterior y les dice a los padres de Amelia que tiene intención de casarse con su hija si tiene su autorización -autorización que da el padre de Amelia- y que pronto partirá a la guerra en Cuba, por lo que la boda no será hasta que vuelva.

Después de las noticias, el padre de Amelia les comunica que ha hablado con un editor sobre la novela de Amelia, parece que está encantado con la novela y querría publicarla, pudiendo llegar a obtener tanta fama como Julio Verne. En ese momento la madre de Amelia comienza a decir que es una casa de locos, que su hija no puede ser novelista y que va a investigar si Julián es realmente médico, mientras tanto Enric, el padre de Amelia se atraganta con la comida y Julián logra salvarlo antes de que se asfixie.

Antes de irse Julián le pide a Amelia que destruya el diario esa misma noche.

Madrid, 2015Editar

Ernesto y Salvador se reúnen en la sala donde se encuentra el Libro de las Puertas y este último le pide a Ernesto que vaya a la misión para salvar al rabino ya que es su última oportunidad. A cambio de hacer esa misión, Ernesto pide que nadie vaya a rescatarle pase lo que pase.

Capítulo 4 - 20

Barcelona, 1880Editar

En casa de los Folch, Amelia comienza a quemar las hojas de su diario entre lágrimas. Su padre entra en su habitación e intenta consolar a su hija pensando que es a causa de la marcha de Julián a Cuba.

Madrid, 2015Editar

En el ministerio Irene habla con Ernesto. Se despiden de alguna forma y Ernesto muestra su entera disposición para ayudar al ministerio en lo que necesite aunque eso le lleve a un destino nefasto.

Toledo, 1491Editar

La patrulla vuelve de nuevo al juicio, el plan es entregar de nuevo la bula papal a Torquemada y esperar a que este la acepte. Este entra y repite exactamente la misma ceremonia que había hecho en las anteriores ocasiones e igualmente Julián y Alonso repiten su parte entregando la bula papal, aunque yendo directos al grano.

Durante el juicio, una sirvienta está limpiando cuando oye ruidos en un armario y al acercarse sale de él Torquemada, maniatado y con un pañuelo en la boca. Al liberarse, le dice a la sirvienta que llame a la guardia.

De nuevo en el juicio Torquemada acepta la bula papal de buena gana a pesar de las insistencias del resto de inquisidores. Torquemada absuelve al reo de las acusaciones y justo cuando Alonso y Julián se lo están llevando con su esposa entra por la puerta el otro Torquemada. En ese momento se revela que uno de los Torquemada es en realidad Ernesto, quien grita a Alonso y Julián que huyan antes de que les apresen. Ellos logran huir tras golpear a un guardia, pero Ernesto es apresado.

Madrid, 2015Editar

El rabino y su esposa llegan al ministerio a través de la puerta 148 y se sorprenden al ver la luz y los túneles junto con el resto de puertas de las que salen personas de otras épocas. Salvador e Irene les reciben y les dan la bienvenida al siglo XXI. Mientras los dos van al servicio médico, Salvador se reune con la patrulla y pide explicaciones sobre Ernesto y estos le cuentan que ha sido capturado, entonces Alonso y Salvador se enfrentan, este último no quiere perder a dos agentes y enviar a alguien quedando solo 4 horas hasta que se cierre la puerta significaría perder a dos agentes, algo que no puede permitir. Salvador asume la responsabilidad de su pérdida.

Capítulo 4 - 26

Capítulo 4 - 24

Toledo, 1491Editar

Ya en la cárcel, Torquemada interroga a Ernesto para averiguar quién es realmente y este le dice que es Pedro Fernández de Torquemada, su padre. En un duro enfrentamiento entre padre e hijo, Ernesto le acusa de ser como Pilatos, condenando a la gente, y Torquemada hijo golpea a su padre acusándole de ser el mismo diablo. Ernesto le echa en cara que su misma abuela Arna era judía y por tanto tiene sangre de judíos, porque era judía conversa, pero realmente seguía siendo judía. Torquemada no escucha a su padre y le dice que morirá en la hoguera a medianoche.

Madrid, 2015Editar

Capítulo 4 - 25
Después de el reconocimiento médico, el rabino y su mujer se encuentran con Salvador de nuevo, quien les enseña el libro del que el rabino es autor y este se muestra agradecido de que le hayan salvado, aunque es posible que muera pronto de forma inevitable ya que sangra y tiene tumores. Salvador promete poner en sus manos la medicina actual para que pueda sobrevivir, aunque el rabino cree que su tiempo ya ha pasado, no se aclara si realmente se salvará.

El abogado de la familia Levi es convocado justo antes del juicio en el ministerio para informarle de que no recibirá ni el pago ni el libro y en su lugar le presentan a Abraham Levi. El abogado utiliza una tablet -que el rabino confunde con un retablo o retablet, después de que Salvador le corrigiese- para comparar una foto de uno de sus descendientes con el rabino y así poder asegurarse de que realmente es quien dice ser. Para completar las pruebas, Salvador se compromete a enviarle una muestra de ADN así como análisis de la ropa del rabino para que estén seguros de que realmente es quien dice ser.

Abraham le pregunta al abogado si es judío y al comprobar que lo es, le dice en hebreo que deje a los muertos en paz o sus espíritus les llevarán a la muerte y el contesta que así se hará. Acto seguido el abogado da por cerrado el tema y se despide.

Amelia y Julián están en la cafetería hablando de cómo ha terminado todo. Aunque Julián le pregunta a Amelia en qué está pensando, ella miente y no dice que está preocupada por lo que vio en su tumba, entonces se descubre que Julián la siguió y también vio su tumba, por lo que está enterado de cuándo morirá.

Capítulo 4 - 110

Toledo, 1491Editar

Ernesto está esperando en la cárcel cuando un soldado viene a llevárselo. En ese momento Alonso aparece golpeando al guardia y liberando a Ernesto, pero aun siguen teniendo el problema de cómo llegar a tiempo a la puerta, ya que son 2 horas de viaje a caballo, es entonces cuando Alonso desvela su nueva afición: las motos. Juntos atraviesan el campo en una Harley Davidson mientras un campesino se les queda mirando y Alonso grita que le encanta el futuro.

RepartoEditar

RecurrenteEditar


EpisódicoEditar


CuriosidadesEditar

  • Es el capítulo en el que suceden más cambios de época, más de 24 veces.
  • El videojuego que está jugando Alonso mientras está de vacaciones es MotoGP 2014.
  • En la película Atrapado en el tiempo, el protagonista se ve obligado a repetir el mismo día una y otra vez, sin importar si muere antes de que finalice el día. Después de muchos días repitiendo la misma rutina, llega a aprender a tocar el piano o a saberse los nombres de todos los habitantes del pueblo. Él es la única persona que recuerda que está repitiéndose el mismo día todas las veces.
  • A partir de 1875 tiene lugar la llamada Restauración Borbónica en España, en la que se instaura el llamado turnismo o bipartidismo, con dos partidos políticos alternándose en el poder en función de su desgaste político. En 1880 se funda el partido Liberal por Sagasta y posteriormente en el 81, Sagasta presionaría para que el rey realizase un cambio de gobierno y fuese su partido quien gobernase.
  • El periódico que lee el padre de Amelia es el Diari Catalá, el primer diario de la historia escrito íntegramente en catalán, que durante algunos años intentó impulsar el movimiento catalanista. Según la portada que puede verse en el periódico, corresponde al día en el que Cánovas dio la bienvenida a Sagasta y su nuevo partido en el congreso.
Capítulo 4 - 80
  • La guerra a la que se refiere Julián en Cuba es la llamada Guerra Chiquita, entre 1879 y 1880, que serviría de germen para la posterior Guerra de Independencia de Cuba quince años después.
  • Según se puede ver en una de las imágenes del despacho de Salvador Martí, uno de los trofeos que tiene detrás es de los juegos olímpicos.
Capítulo 4 - 62

Posibles paradojasEditar

  • Si el rabino es salvado de la hoguera ¿por qué sus descendientes siguen con la demanda en el presente? Ya no pueden existir los documentos de la inquisición condenándolo a muerte.
    • Posible explicación (1): El rabino rechaza la oportunidad de vivir en el siglo XXI y someterse a la medicina moderna, aceptando su muerte inminente por enfermedad u otras causas. Se presume que el rabino volverá a 1491 tras someterse a las pruebas de ADN y fibras del Ministerio, y que una vez allí será juzgado y ejecutado por la Inquisición (si no muere de forma natural antes) en una fecha posterior a la vista en el episodio, ya que su absolución ha sido invalidada por Torquemada al haber sido ordenada por un usurpador (Ernesto).
    • Posible explicación (2): se ha generado una paradoja similar ala de el tiempo en tus manos
  • Si la patrulla viaja una y otra vez al mismo día ¿cómo es que en ningún momento se cruzan con ellos mismos? Se supone que ya han estado allí antes en el mismo sitio a la misma hora.
    • Posible explicación: Las puertas-bucle (como ésta y la que lleva a la victoria del Atlético en 1996) operan de forma diferente a otras puertas, y al cruzarlas otra vez desde el presente, todo lo que ha pasado en la intervención previa se borra.
  • El padre de Amelia pregunta a Julián sobre el pacto de alternancia firmado entre Sagasta y Cánovas, pero este pacto conocido como el Pacto de El Pardo, fue firmado en 1885 (año de la muerte de Amelia), mientras que el periódico que está leyendo habla sobre el día en el que Sagasta llega por primera vez al congreso con su nuevo partido en 1880. Se podría decir que el padre de Amelia era un adelantado a su tiempo.
  • La excusa de Julián para no volver a visitar a los Folch es que debe partir a Cuba porque pronto estallará una nueva guerra allí, cosa que sorprende al padre de Amelia. En realidad, la guerra había estallado mucho antes, el 26 de agosto de 1879, tiempo de sobra para que el padre de Amelia hubiese recibido noticias de ella en 1880.
  • El escudo que se muestra detrás de la reina Isabel cuando recibe a la patrulla en audiencia, muestra abajo una granada, símbolo que se incluyó después de la conquista de Granada. Sin embargo Granada aún no había sido conquistada, de hecho Fernando el católico estaba en Granada precisamente por la guerra.
  • El cardenal Cisneros aparece en este capítulo como una persona de confianza de la reina Isabel, pero en realidad no se puso al servicio de la reina hasta 1492, después de la conquista de Granada, y no fue nombrado cardenal hasta 1507.
  • Levi cuenta a Isabel que fue él quien curó su herida cuando ella tenía nueve años, y dice que esto sucedió "en Aranda". Este lugar es presumiblemente Aranda de Duero (Burgos), porque los otros lugares de nombre Aranda están todos en la antigua Corona de Aragón, y el año se presume que es 1460, porque Isabel nació en 1451. Sin embargo, en 1460 Isabel estaba recluida en Arévalo (Ávila) por orden del rey Enrique IV de Castilla.



Ver el capítuloEditar

Atención: Recomendamos encarecidamente ver el capítulo desde la web oficial de RTVE aquí o usando el reproductor oficial de su web desde otro sitio. Es la mejor forma de asegurarnos de la continuidad de la serie en el futuro. Gracias.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.